lunes, 1 de septiembre de 2014

LA BUENA ESCUELA.

      Es el recinto de una buena escuela
fuente de luz inmaculada y pura;
él que ventura y redención anhela,
tiene aquí redención y halla ventura.

   El niño crece como débil planta
que, temiendo el rigor del cierzo* impío,
recatada en la sombra se levanta
sin flores coronadas de rocío.

   Cultivada por hábil jardinero,
cuerpo, forma y color creciendo toma;
y en el abril florido* y placentero
vierten sus flores embriagante aroma.

       Y sin temor, ni duelos, ni congojas,
radiante de frescura y de colores,
abre al beso del sol las verdes hojas,
y el tallo dobla al peso de las flores.

      Premio en la escuela la labor alcanza;
se enseña en ella el bien con el ejemplo;
tiene un altar perenne la esperanza,
y la austera virtud halla su templo.

   ¡Oh niños !, estudiad; hace un agravio
a Dios el que ama el vicio y la impureza;
hoy vence el pensador, el doctor, el sabio;
la virtud y el saber dan la nobleza.

   El libro es el escudo; es el tesoro
que del peligro y del error defiende;
es un etero sol de rayos de oro
que con vivo fulgor* todo lo enciende.

   Aprovechad las encantadas horas
de vuestra edad, de sueños de oro llena,
bebiendo en las dos fuentes redentoras
del saber noble y la virtud serena.

   Dad a los que os enseñan un santuario
en vuestro corazón, y gran ternura;
la vida del maestro es un calvario;
no le aumentéis, ¡ oh niños !, su amargura.

   El bueno, el obediente, el estudioso
lega envidiable y ejemplar memoria:
¿ Queréis un porvenir grande y hermoso ?
lograd con el estudio la victoria.

  Peza. Juan de Dios ( 1852 - 1910 ).- Egregio poeta mejicano, tierno y fecundo, que canta admirablemente las delicias de la vida doméstica. Las composiciones líricas de su libro Cantos del Hogar, le han dado gran renombre en Méjico y en el extranjero, habiendo sido traducido ese libro a varios idiomas.
 





No hay comentarios:

Publicar un comentario