domingo, 11 de septiembre de 2016

LA ESTRATAGEMA DEL DIVINO./RAMIRO.

LA ESTRATAGEMA DEL DIVINO.
Era una diosa de inmaculada pureza pero cuyo corazón no era lo suficientemente tierno y compasivo. Censuraba a todos aquellos que no eran como ella,sin tener en cuenta las circunstancias y contratiempos de sus vidas. Su esposo, el Divino, le dijo entonces:
-Eres como el más puro de los lotos, pero no debes censurar o criticar a los otros porque no puedan ser como tú.
La diosa no le prestó atención y en verdad ni siquiera quiso escucharle. Entonces el Divino ideó un plan para propinarle la lección que necesitaba.
Cierta noche, cuando la diosa estaba dormida, le cortó la cabeza y la colocó sobre los hombros de la ramera más depravada de la ciudad, en tanto que puso la cabeza de la prostituta sobre los hombros de la diosa. Dejaría así las cabezas, intercambiadas, a lo largo de tres jornadas.
Cuando la diosa despertó y se vio en el cuerpo de una impura ramera, creyó enloquecer. Pero fue así como tuvo ocasión de conocer la verdadera vida de la prostituta. Los padres de la mujer la habían obligado a prostituirse desde muy niña y luego fue vendida a un terrateniente y se quedó embarazada. El terrateniente maltrataba a la mujer y al hijo. Entonces huyó de la ciudad. Allí tuvo que seguir prostituyéndose para poder sobrevivir y alimentar al niñito. A pesar de todo ello, era una ferviente devota de la diosa y nunca dejaba de hacerle ofrendas y de elevarle sus plegarias.
Transcurridos los tres días, la cabeza de la diosa volvió a ser colocada en su cuerpo. Desde entonces aprendió a ser más tolerante y sobre todo compasiva. En su corazón ya no sólo resplandecía la pureza, sino también la comprensión y el amor.

REFLEXIÓN

Nunca mejor dicho que hay que ponerse no sólo en el lugar de otro, sino en la cabeza de los demás, para tratar de darse cuenta de cuáles son sus dificultades y vicisitudes, y tratar de, sensiblemente, identificarse con ellas, experimentar compasión y ser más comprensivo y generoso. Aquel que no sabe ver las necesidades ajenas ¡cuánto menos podrá atenderlas! El que únicamente tiene ojos para sí mismo se pierde la fecunda contemplación de las otras criaturas. La pureza sin amor es como una flor sin aroma.
RAMIRO A. CALLE.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada